Las instituciones en descrédito

Últimamente va siendo habitual toparse con noticias relativas a las supuestas tramas de corrupción que salpican a los partidos políticos. Sin ánimo de saltarse a la torera la presunción de inocencia de nadie, la verdad es que la situación actual, refleja un campo abonado para la falsedad, la mentira, el lucro excesivo, los sueldos desaforados y demás corruptelas. Es cierto que hay que evitar las publicaciones capciosas y malintencionadas de periodistas sin escrúpulos en busca de sensacionalismo barato, y de algunos medios de comunicación que juzgan a los presuntos implicados antes de la sentencia, pero por otro lado es verdad que hay síntomas evidentes de un deterioro importante de las instituciones, y estamos volviendo lamentablemente, a la España de los ministros, secretarios de Estado y demás cargos públicos, inculpados por delitos de corrupción.

No se si la supuesta trama entorno al PP, que instruye el “juez cazador” es verdad, pero en cualquier, caso está claro que el procedimiento iniciado está viciado en su origen, y mas bien da la sensación de un ajuste de cuentas entre partidos a propósito de una elecciones. En cualquier Estado de Derecho supondría un auténtico escándalo que un juez que ha sido número dos en la lista electoral del partido del gobierno y que ha tenido cargos de gobierno, reingresara en la judicatura, sin al menos darse un merecido descanso en la vida pública. Y más aun cuando este mismo juez, asume procedimientos que implican a cargos políticos del bando contrario.

En la misma línea de descrédito se sitúa la aparición de un Ministro de Justicia, compartiendo montería con el magistrado que instruye un caso, que afecta al principal partido de la oposición. Este cóctel Bermejo-Garzón, es explosivo y hace un daño tremendo al Estado de Derecho. No obstante estas maniobras orquestadas, aparecen en un momento idóneo para desviar la atención de la enorme recesión de la economía española, que se sitúa, como saben, con la mayor tasa de paro de toda la unión europea. ¿No será que con noticias así, junto a la del aborto, quieren esconder la verdadera incompetencia del gobierno que es incapaz de frenar la recesión económica, donde la deflación asoma el hocico?

En cuanto a la parte local, en Lorca, la noticia se sitúa en la empresa Limusa. Particularmente desconozco si tendrá o no razón el Sr Gil, en relación al litigio con el Ayuntamiento, pero con la que está cayendo de deuda municipal, de gasto publico, (el mismo que tenemos que pagar los contribuyentes asfixiados de tanto impuesto) produce al lector al menos inquina, cuando se descubre el abultado sueldo, de un director en “paro”. Es sin duda un agravio sin precedente a los funcionarios de Limusa; “unos tanto y otros tan poco”…..

En fin entre sueldos y comidas a costa de los que pagamos, las instituciones están en un descrédito de difícil solución, por lo menos para quienes creemos que lo público tiene que concebirse como es un servicio al ciudadano y no como un lucro particular.

4 Respuestas a “Las instituciones en descrédito”


  1. 1 pascual

    Al ex gerente de limusa lo puso el psoe

  2. 2 pascual

    A gil lo puso el psoe

  3. 3 fresneda

    los políticos; la mayoria unos aprovechados sinverguenzas

  4. 4 Cepri

    ¿Como puede haber jueces de derechas y de izquierdas y encima asociados? esto pone en duda la imparcilidad de la justicia. Los fiscales estan sujetos a la disciplina del fiscal general del Estado, que lo designa el gobierno, hoy socialista asi que me rio yo de la justicia.

Añade un Comentario