SIN MÁSCARAS

Un carnaval, sin máscaras, es como un partido de fútbol sin balón o una corrida de toros sin toreros. Lorca se ha quedado sin una tradición, con el humor y la originalidad que supone vestirse de máscara, y por lo que está cayendo de malas noticias, no sólo en la economía, que deprime al más optimista, hubiera sido un alivio.

Esta misma semana de carnaval, hemos contemplado, en el Congreso de Diputados, un debate crispado, como siempre, y sin determinar nada positivo. El presidente del Gobierno sube al estrado como investido de mago, al que sólo le falta la “varita mágica”, dando la sensación de que todo va mejor y pronto se sacará del bolsillo “el conejo” de la recuperación económica, aunque tiene, según él, que arrimar el hombro Rajoy.

El líder del PP podía haber aprovechado el carnaval y vestirse de “superman”, aunque precisara colocarse, en el tórax y las mangas, un relleno de goma espuma, para aparentar más musculatura y ofrecerle a todos los españoles que su “hombro” está a nuestra disposición.

A Durán i Lleida le sobraba la corbata y le faltaba el cleriman, para parecer un jesuita de los años cincuenta, cuando las misiones.

Al señor Llamazares hay que darle el premio al mejor “disfraz natural”, su cara, desde que acordó con dos diputados la desaparición del Crucifijo, se ha transformado y su apariencia es la de un hombre con lipotimia crónica, y cuando habla para apoyar al Gobierno, la sensación es patética y de preocupación.

Por si faltaba algo, el viernes, Aznar le sacó el dedo corazón a unos chicos que le estaban diciendo, entre otras lindezas, que era un terrorista, cuando en realidad es una victima del terrorismo. El fin de semana, no se habló de otra cosa, y cuando salió la vicepresidenta primera del Gobierno en televisión, descalificando el “dedo” y hablando de que hay que respetar el pluralismo. Se le engrandeció su imagen de máscara perenne, con peluca o pelo electrizante. O sea, que diría el maestro Umbral.

Seguro que, en Lorca, volverán las máscaras, porque todo no va a seguir siendo malo.

0 Respuestas a “SIN MÁSCARAS”


  1. Ningún Comentario

Añade un Comentario