ZAPATERO EN SAN ISIDRO

José Luís Rodríguez Zapatero está toreando, en Las Ventas y en la misma boca de riego, un toro con enorme trapío y los cuernos en puntas. Parece como si estuviera cansado de torear otras corridas de la política española, oyendo pitos y diciéndole el público que tiene que bajar la mano para someter al toro de la crisis. El escándalo es brutal, pero el morbo que le produce la situación le compensa y aparentemente se encuentra bien, pasándoselos muy cerca.

El peón de confianza, José Blanco, que también se podría apodar “Blanquito”, decía, el otro día en el programa de La Noria, al poner un par de banderillas: “Es verdad que en estos dos últimos años se ha dado una impresión equivocada de lo que estaba pasando en la economía, pero nunca es tarde si la dicha es buena”. El dicho parece un tanto inoportuno. Ha sido demasiado tiempo toreando los toros con la punta de la muleta.

Moratinos (que buen nombre de banderillero) está en el burladero de la presidencia europea, y no ha sacado el capote en toda la lidia.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Fernández de la Vega, acompañada de varias ministras en la barrera, con el capote de paseo del diestro y tatareando el “relicario”, por si Zapatero cae a la arena, pues ella sabe que tocar los sueldos a cualquier trabajador, sea o no funcionario, conlleva un enorme riesgo.

Si puede, Zapatero, se adornará subiendo los impuestos a los más pudientes.

La imprevisión, cuando se está toreando, hace que el “respetable” tema la cogida. Lo que importa es que salga ileso.

FRANCISCO MONTOYA

1 Respuesta a “ZAPATERO EN SAN ISIDRO”


  1. 1 epiplon

    Paco criptico y encriptado,más verosimil y lúcido.

Añade un Comentario