Los árboles no os dejan ver el bosque

Familia Ruiz-Mateos
De: Antonio Agar
13 marzo de 2011

Los árboles no os dejan ver el bosque.

Queridos amigos:

Os sigo teniendo el mismo respeto y admiración de siempre, pero debo de confesaros que me encuentro perplejo y confundido, ante vuestra indiferencia y la falta de impagos de nominas y de los rendimientos de trabajos de ganaderos y gentes que solo tratan de supervivir el día a día.

Me cuesta creer que no halláis llegado a negociaciones con estos ciudadanos antes de que se manifiesten por las ciudades reclamando cosas tan básicas como los sueldos .
Mantengo la sospecha que os han secuestrado vuestro recto proceder y la conducta deontológica de los negocios y siguiendo las pautas del sentido común, o del seny catalán que magistralmente escribió Jaime Balmes en su obrita el criterio.

En mi opinión una casta de asesores jurídicos os han comido el coco con las promesas de las devoluciones ipso facto de las compensaciones del justiprecio, al que sin duda teneis derecho. Pero es aquí donde está la raíz del problema. Cuando hace casi un año el fallo en contra del Tribunal de Justicia, redacté inmediatamente un articulo que titulé “ La perversión de los informes de las auditorías y en el que hacía una disección de lo sucedido con Leham Brothers y su auditora Ernst & Young y su paralelismo con Arthrur Andersen y la expropiación de Rumasa.
Tengo la impresión de que nadie lo leyó, igual que el libro de Rumasa tampoco lo habeis leído en su totalidad, o quizás pensasteis que mi principal preocupación era la de promocionar el libro. Si analizaraís con detenimiento el articulo que os envié, os dareís cuenta que era el momento recién salida la sentencia de poner en cuestión de forma publica y dirigida a todos los ciudadanos de que el arbitraje de los magistrados del Tribunal solo pueden apoyarse de manera oficial como sugería Estrasburgo en el soporte documentario de la Auditoría de Arthur Andersen y que como sabemos unos pocos, dicha documentación o informes de auditoría están falseados y solo registran saldos patrimoniales negativos de las empresas de la Rumasa de aquellos años. Pero millones de ciudadanos no lo conocen, y por lo tanto no pueden hacer juicios objetivos ni opinar, por eso había que hacérselo saber.

Quizás, sea ya demasiado tarde para reaccionar, pero si conseguís con la ayuda de algún inversor el que sea, de hacer frente a los pagos de los trabajadores y modestos inversores, podreís salvar vuestra honorabilidad en la que sigo aún creyendo. ¡NO LO DEMOREIS¡ porque de lo contrario el ciudadano de a pie va a ser implacable con vosotros, con toda la familia y peor aún van a darle la razón a los gobernantes que os atracaron el 1983.
Antonio Agar – 667530904

1 Respuesta a “Los árboles no os dejan ver el bosque”


  1. 1 Pedrocosal

    Pues si D. Antonio Agar, ya es tarde para encontrar inversores ya que han perdido toda la credibilidad en ellos porque se han dado cuenta que son unos farsantes y unos estafadores aunque tú sigas manteniendo tus ideas.
    Desde las entidades financieras,pasando por proovedores y trabajadores,donde habrá personas más informadas que yo, saben que son reincidentes y de ahí nace todo.
    Si por algun motivo yo desearía que lo solucionaran sería para que los proveedores cobraran y se salvaran esa gran cantidad de puestos de trabajo que por desgracia se van a perder pero no por los últimos inversores que desoyendo los consejos accedieron por avaricia a seguir apoyádolos

Añade un Comentario