Archivo de la Categoría 'Francisco Montoya Garcia' Página 2 de 2



EL TALENTO DE FRAGA

Hace unos días, en “59 segundos”, de Televisión Española, intervenía don Manuel Fraga con tres tertulianos más, con motivo de la conmemoración del 30 aniversario de la Constitución Española. La impresión que daba don Manuel era de una persona mayor, cansada y además que no se le entendiera, pues siempre ha tenido tal afluencia de vocablos que le impedía hablar sosegadamente.

Estuvo impresionante, habló con total seguridad, le contestó a Santiago Carrillo, diciendo que había leído su libro y que después hablaría de algunos detalles que no coincidían con la realidad. Y fundamentalmente destacó en su españolismo, dio una lección, para mí, magistral. Al manifestar el senador Anasagasti algunas virtudes de la Segunda República, que Fraga la había considerado catastrófica y peor que la Primera, le dijo a éste: “Tenga en cuenta que Lerroux derogó el estatuto catalán”.

Con el talento de Fraga se estrella la demagogia.

Francisco Montoya

D.N.I. nº 23.139.935-A

ALGO MÁS QUE UNA CRISIS

Quizá, estamos ante una situación mundial de crisis económica, tan difícil de comprender que precise de estudios filosóficos, macroeconómicos y que no sólo nos dijeran los motivos sino también las soluciones.

De momento, como algo elemental, deberíamos trabajar más (los que tuviéramos trabajo), evitar corruptelas, sobre todo en las Administraciones Públicas y buscar una solidaridad total para repartir las energías, fundamentalmente el agua, que es un bien escaso.

La desesperanza es lo peor que puede tener una sociedad y, por supuesto, el camino es ése.

Francisco Montoya

PEPE MARÍN

Mi amigo Pepe Marín se ha ido al cielo, como lo hacen los elegidos. Nació unos cuantos días después que yo, y jugábamos mucho en la misma acera y en la plaza de Calderón, donde había una fuente preciosa, que un frío día nos sorprendió al convertirse su goteo en unas heladas estalactitas.

Pepe fue un buen estudiante, un fenomenal escritor de artículos en periódicos, llegando a ocupar el cargo de director de la edición de La Verdad de Alicante. Además, como honesto y eficaz político, ocupaba el cargo de Delegado de la Generalitat Valenciana. Pero su mayor virtud es el verdadero talante, innato en él y sin duda heredado de sus padres, agradable y humano que hacía tratar por igual a quién necesitaba algo de él.

Confieso que a veces sentía envidia de mi amigo Pepe, pero ésta debió ser sana, porque no empañaba mi afecto.

Pepe estará con los querubines, que son unos ángeles cuya ciencia contempla mejor lo divino.

Ojalá pueda confortar un poco a sus hijos y hermanos lo que digo, que es el motivo principal de estas líneas.

FRANCISCO MONTOYA

LA ANTICRISIS

Hay que trabajar más, pagar los impuestos, sobre todo, el I.V.A., que el pequeño comercio se escaquea con el sistema de módulos, y los comerciantes de mayor, llegados de Asía y África, así como cientos de miles de profesionales.

Hay que ser solidarios con el agua, para que sea de todos y así, que la agricultura ocupe a las máximas personas posibles y que los costes sean competitivos. Hay que evitar la codicia de ciertos políticos y quitar progresivamente la lacra del enchufismo en las administraciones.

Habría que intentar que sólo estuvieran de baja laboral los que verdaderamente estén enfermos y que los medicamentos que les receten a los enfermos sean los que necesitan.

Por supuesto, es bueno salir al rescate de algún banco o caja de ahorros que estuvieran en suspensión de pagos.

Francisco Montoya

D.N.I. nº 23.139.935-A

MAS QUE CRISIS

 Se precisa un consenso, por lo menos entre las dos fuerzas políticas mayoritarias, con el fin de estudiar normas que puedan paliar lo que, al parecer puede ser que entremos en una recesión económica. Con un sistemas financiero descompuesto; el sector de la construcción sin activar; el consumo bajando más del 20%, disparada la inflación y además con una subida constante del petróleo los españoles nos merecemos que los políticos se pongan a trabajar y que nos les preocupe demasiado el que algunas de las medidas tengan que tomar puede hacer que el partido gobernante pierda votos.

 

Sí la legislatura anterior se dedicó en exclusiva a buscar acuerdos con E.T.A. la actual debe de ser para solucionar la economía. Nos hemos dado cuenta que no dependemos del conjunto de Europa y ahí tenemos el ejemplo del Euribor que lo aplican los 50 bancos que se prestan dinero en España. Con las hipotecas al triple de hace año y medio lo menos que puede hacer el gobierno es pedirle a los españoles que nos “apretemos el cinturón” y empezar dando ejemplo congelando las subidas de los que reciben los políticos y los altos cargos si es que no se atreven a bajarlo sería sin duda el punto de partida y un simbolismo para lo que debemos de sacrificarnos todos.

24 HORAS PARA VENDER

Según manifestaba en ese periódico el presidente de la Asociación de Consumidores de la Región de Murcia: “Cuantas más horas estén abiertos los comercios, más se venderá. Los comerciantes deben copiar a las personas nacidas en China, que regentan sus establecimientos”.

Cree también el presidente de tan extensa asociación, que el futuro del comercio está en las grandes superficies, sin tener en cuenta que el comercio es un arte y la industria una ciencia, y en estos espacios de fuera de la ciudad, se está considerando lo segundo, o sea, un comercio industrializado que no tiene coherencia.

Mercancías recibidas, sobre todo de China, sin pagar I.V.A. y distribuidas, en muchos casos, por personas que no están en el Régimen General de la Seguridad Social, lo que produce, en todo caso, es una competencia desleal y un perjuicio para los ingresos del Estado por las ventas.

Los centros comerciales tradicionales de las ciudades seguirán pujantes y transformándose, como siempre, para adaptarse a la demanda, producirán más riqueza que los que se están desarrollando como panacea en estos momentos. Y tenga el señor presidente la seguridad que el comercio tradicional nunca abrirá más de 40 horas semanales.

FRANCISCO MONTOYA GARCÍA

(Es comerciante, e hijo y nieto de comerciantes)

D.N.I. nº 23.139.935-A

Teléfono: 606 400 489

Rajoy y la ballueca

El líder del PP y candidato a la presidencia del partido en el próximo congreso es, para nosotros, que somos unos afiliados de base, un lujo para España y también quizá para Europa.

Rajoy es como el trigo limpio, para crecer, ser trillado y aventado tiene que soportar la ballueca, que también florece junto a la mies, sobre todo, en algunos medios de comunicación que, por lo que se ve, necesitaban que ganara el PP para beneficiarse. Posiblemente, representaremos a los más de diez millones de votantes y cientos de miles de afiliados que sólo les importa que los españoles estemos unidos en el solidario anhelo de compartir lo bueno y lo malo de esta sociedad, que se ha impuesto como meta el consumo y el bienestar, trabajando en las mejores condiciones.

ZP ha ganado las elecciones porque les ha dado, a los catalanes (una comunidad inseparable de España) más de lo que los nacionalistas exigían. Y en el proceso con ETA, aún perdiendo el tiempo y la dignidad del Estado, ha negociado lo que no se podía acordar.

El PP se opuso a ambas cosas con sobrados razonamientos, pero con un coste electoral.

“Balluecos” como un escritor que el otro día tachaba en el periódico El Mundo a Rajoy como perdedor de todas las elecciones, sin acordarse de que ha ganado en Madrid, con muchos más votos que Zapatero; en Valencia con más que Fernández de la Vega; igual en Murcia, con Bermejo, y en Castilla la Mancha, con Bono. También el PP ganó las municipales.

Otro “Balluecos”, que es eurodiputado, escribía el otro día en el mismo periódico, dando razones para poner en duda el liderazgo de Rajoy. Y lo peor es que es un buen escritor. También Álvarez Cascos brotaba entre el trigo. Y hasta en la COPE, Jiménez Lozanitos entrevistaba a la portavoz, Sáez de Santamaría, de una forma de tintes también “balluecos”, para criticar a Rajoy.

Lo dicho, el trigo y la ballueca.

 

 

 

La crisma de Rajoy

Es para mí una noticia sumamente importante, el que Rajoy haya determinado convocar un congreso y presentarse a él con “su equipo”.

Soy uno de los lectores de Umbral, que todavía lleva el brazalete negro. Leo todos los días la columna de su “heredero” y fenomenal periodista Raúl del Pozo. Al que agradezco el esfuerzo que, según él, hace para que se nos alivie el dolor.

El día doce de marzo, en “El ruido de la calle”, en su artículo “Del Conde Duque a Rajoy” dice: “A Rajoy no le han descrismado los españoles, sino los catalanes”.

Soy del Barca, he ido desde Lorca, cada dos meses, una semana a Barcelona y Gerona, y me parece Cataluña una parte de España como Murcia o Andalucía, y no porque esté así en el mapa.

“La crisma, o sea”, que diría el “mito”, no es fácil rompérsela a Rajoy con diez millones de votos, con mayoría absoluta en Madrid, Valencia y Murcia.

Diferenciar Cataluña, País Vasco, Galicia y, además, el resto de España es faltar al conocimiento de la realidad.

 FRANCISCO MONTOYA

D.N.I. nº 23.139.935-A