Archivo de etiquetas de 'aborto'

A la “democracia” se le ve las vergüenzas

Hace bien poco recordábamos la caída del muro de la vergüenza. Se trató de rechazar la tiranía y los sistemas antidemocráticos. Todos hablan de libertad, de democracia, de igualdad y de derechos, pero hoy en día queda mucho camino por andar. Bajo la bandera de las libertades se esconden demasiadas pulsiones ideológicas que los gobiernos imponen sin condición.

Es evidente el autoritarismo ideológico del Psoe, en temas que siempre saca cuando le interesa, ejerciendo entonces presión a través de diferentes sectores para establecer el delito de opinión, sobre el aborto y la homosexualidad, por ejemplo. En democracia hay que respetar todas las opiniones, si no se pueden generar los llamados presos políticos y eso solo sucede en las dictaduras.

Desde la equiparación del matrimonio tradicional a la unión de dos personas del mismo sexo, se ha provocado una campaña de intensificación en sectores de poder –políticos y mediáticos- que consiste en condenar cualquier manifestación contraria al nuevo modelo de matrimonio, y lo contrario es una actitud homófoba. Igualmente pasa con lo del aborto. Si pasara a ser un derecho el matar al embrión (que es un ser humano), el que se opusiera sería inmediatamente un condenado y un preso político, así no es cierto que habrá mujeres en la cárcel por abortar, pero si mujeres encarceladas por no querer practicar el aborto.

Creo que eliminar una vida en el estadío que sea, es matar, (además siempre hay otras opciones), para otros es solo una cuestión de moral personal, ¿será mañana también una simple cuestión de moral cuando se trate de eliminar a minusválidos o de seres humanos de distintos colores? A todas estas leyes desfachatadas se le suma una ley de financiación autonómica, que lejos de ser equitativa deja un vacío legal, aprovechado por el ejecutivo nacional que “hace de su capa un sayo” y reparte el dinero según le convenga.

Así que al día de hoy eso de la democracia moderna y los valores de la caída del muro, algunos se los “pasan por el forro”, y encima se las dan de modernos demócratas. A todas luces en este Estado no hay “libertad”, al menos de pensamiento, cuando no se respetan todas las posturas; no hay “igualdad” entre CCAA, cuando no existe el mismo rasero para medir la financiación, obedeciendo solo a los intereses del Pose, y no hay fraternidad, al existir la gran diferencia entre clases, ya que los ricos que pagan menos que los pobres o los de clase media. Por lo que a los valores democráticos en España se les ven las vergüenzas.

Los votos de la muerte

La verdad es que la democracia supone admitir los “principios” de la mayoría, pero y ¿si la mayor parte no tiene principios?, ¿donde se ponen las reglas del juego?
La mayoría siempre tiene razón, pero no por el hecho de que lo digan todos ha de ser verdad lo que se propone. Ya la historia nos enseña que la democracia también es falible; recordemos la Alemania del 1933, en la que democráticamente se elige al Führer nazista que impuso su moral, arrasando la vida, de los que para él, no eran personas; los judíos. Creo que la democracia debe tener unos principios basados en el respeto a la persona. Es cierto que hay muchas facetas de la sociedad en las que caben posturas consensuadas, respetando todos los puntos de vista. Pero también creo que cuando hablamos de la vida, todos deberíamos de coincidir en que se ha de defender y cuanto mas dependiente mayor aún.

Ahora con la bandera de ayudar a las mujeres, se les facilita todavía mas eliminar la vida que llevan dentro. Recordemos que la biología es objetiva y que no es un apéndice suyo, ni tejido fetal, ni de la propiedad de la madre, ya que tiene una identidad genética distinta a ella y por esto es un ser humano distinto a ella. Eso si, es un ser vivo que se desarrolla dentro de ella (no un tumor) que es altamente dependiente de ella y que requiere de su útero para comer y crecer, como nosotros del aire del entorno. No es cuestión de religión ni de fe. Es una realidad que parece que nos cuesta admitir. El derecho a nacer es un bien intrínseco, individual y para la colectividad. En el primer caso la razón es obvia. El no nacimiento comporta el negar la vida a una persona. Y la vida, no podemos olvidarlo, es un proceso sin saltos que se inicia en la concepción y no termina hasta la muerte.

Esta no es una afirmación de naturaleza moral sino técnica. La unión del óvulo con el espermatozoide genera un nuevo genotipo humano, único. A partir de este momento esta realidad humana se va configurando en un proceso de desarrollo que interactúa continuamente con el medio y determina la otra dimensión característica de todo ser vivo. El genotipo se forma en la concepción y es siempre el mismo y el fenotipo, evoluciona con el paso del tiempo sin romper con su ser original. Esta es la realidad del ser humano, librada a su natural desarrollo. No existen discontinuidades sino un proceso único que solo finaliza con la muerte y comienza nueve meses antes que el nacimiento. Esto no supone que cuando hay un embarazo no deseado se obligue a la madre a hacerse cargo de su hijo, ya que puede darlo en adopción, pero tampoco debería ser licito que condenen a muerte a ese niño que podría ser querido por otras familias, como así lo demuestran las demandas de adopción tanto nacional como internacional.

Pero lo que en ningún caso es admisible, como persigue el gobierno, y como de hecho se viene haciendo en la práctica, es suprimir el derecho a nacer y convertirlo en un acto graciable que depende de la voluntad de otro, de la madre. Es bueno que la madre decida sobre su cuerpo, pero no sobre el cuerpo de otro ser vivo, aunque sea su hijo. Me sorprende como esta clase política utilizan el asunto en términos electorales. Es triste que la vida y la muerte hayan quedado reducidas a un puñado de votos.

LIBERTAD DE VIVIR

Por la “prensa” nos hemos enterado lo fácil que es abortar en nuestro país.

Existen bastantes clínicas abortivas y médicos sin ética profesional, ni sensibilidad humana; Es cuestión de dinero ( tres mil euros ), para deshacerse de un feto, de una vida humana … El perfil de estás féminas es de jóvenes, soltera y algunas repiten este error. Ya es penoso, cruel efectuar un aborto en los tres casos que marca la ley vigente (violación, malformación del feto, riesgo de muerte para la madre). Dentro de las semanas de gestación permitidas. Esto se acepta pensando que en un ser querido (hijas, nueras, nietas) se pudieran encontrarse en una de estás situaciones. ¿Es conveniencia? NO, es amor de padres, esposos y abuelos.

La mujer reclama libertad, para hacer con su cuerpo lo que desee ¡¡ Nadie se lo impide ¡! Si son adultas para tener libertad sexual, que utilicen los métodos anticonceptivos que hay bastantes, en caso contrario, ser responsables, maduras y tener la valentía para dar vida a su hijo. ¿que culpa tiene la nueva vida indefensa, de ser engendrado por personas de mentes llenas de libertades para una vida sexual, promiscua y no por el sentimiento de cariño? Los hijos del amor, son deseados, queridos y enriquecen la vida a las parejas, los ven tan desprotegidos, que los cuidan, miman y se preocupan por ellos. Los padres está, para tener la responsabilidad de proteger a sus pequeños con sus defectos y virtudes.

¿El sexo femenino, es libre para abortar? Quitar la vida a un inocente; nadie tiene derecho sobre la vida de otra persona, ni a destruir una vida humana, nueva e insustituible. ¿Dónde está la moral, la ética, los sentimientos y el cariño de madre? Siempre se ha dicho, que donde más protegido está un hijo es en el vientre materno. Están las mujeres informadas correctamente, del riesgo que plantea un aborto, en su salud, física y psíquica. Un bebé es creado por dos personas, una mujer y un hombre, es un binomio natural.

¿Por que la responsabilidad de tomar tan dura decisión es solo de la mujer? ¿el hombre no aporta nada? ¿No es responsable de esta nueva vida? ¿ no tiene derecho a opinar sobre su hijo? Antes de destruir una vida, siempre esta la posibilidad de dar al recién nacido en adopción. Dar facilidad, motivar a las madres en la gestación con ayudas sociales y económicas.  Agilizar en nuestro país las leyes de adopción. Así no se perderían vidas inocentes…Vivimos en una sociedad presumiblemente de libertades.Esta reflexión es personal y particular.