Archivo de etiquetas de 'Ambigüedad'

EL EJERCICIO MAQUIAVÉLICO DE LA AMBIGÜEDAD

La ambigüedad provoca por naturaleza, duda y confusión. Son posturas y actitudes que pueden admitirse de varios modos, prestándose en cualquiera de los casos a incertidumbres, que al mismo tiempo proporcionan una obscena seducción e inquietud en los demás.

La ambigüedad está presente en la mayoría de las relaciones humanas. Hoy está en boga una ambigua identificación sexual con jóvenes varones transformistas que expresan de forma lúdica comportamientos femeninos.

Otro ejemplo más perverso son las proclamas de leaderes capitalistas que pretenden convencernos de que las Leyes del Mercado “per se” ayudan a crear condiciones sostenibles de crecimientos económicos, que a la larga influirán en la erradicación de la pobreza de los países subdesarrollados, falseando el discurso con la ambigüedad del término GLOBALIZACION.

Es en definitiva, un ejercicio de malabarismo que ejercen muchos personajes, revistiendo las maneras y las formas con una sutil apariencia de mayor relevancia moral que el fondo del proyecto. Es realmente esta actitud terrible y fascinante, llegando a convertirse en un método con el cual desaprensivos y pérfidos pueden multiplicar sus personalidades.

CUANDO LA AMBIGÜEDAD SE EJERCE DESDE EL PODER, se presta a afirmaciones rotundas, a contradicciones y también a negativas clamorosas, como son las promesas que han venido efectuando EL GOBIERNO SOCIALISTA a los jóvenes en la adquisición de viviendas con unas hipotéticas reducciones de los costos de las minutas de los Notarios, como la supresión del impuesto de transmisiones.

Escasas semanas antes de las recientes elecciones generales, siguieron manteniendo estas promesas, y ocultando la tremenda crisis en la que ya estabamos padeciendo. Se celebraron las elecciones, al mismo tiempo que se disparaban los timbres de alarma de la recepción económica. Aún así se mantenían en sus treces de no aceptar el término crisis. Pero por mucho empeño que han puesto en jibarizarla, la evidencia del crecimiento del paro, a cotas jamás alcanzadas y sostenidas en el tiempo, con el agravante de que todas las reconocidas instituciones, tanto europeas como internacionales, presagian los peores augurios en cuanto a la recuperación del empleo; así como la profunda caída del producto interior bruto, unidos a otros pèsimos factores económicos, han llegado por fin a reconocerlo..

Quiero exponer un acontecimiento sucedido a mi familia, y que de facto sufrirán otros muchos jóvenes españoles que adquirieron viviendas subvencionadas, para demostrar hasta que punto estamos desamparados por nuestros gobernantes.

Un hijo mío que padece esquizofrenia y con una discapacidad reconocida del 66 % , adquirió en el 2004 una vivienda para Jóvenes de hasta 35 años y que gozaba de una subvención del Ministerio de la Vivienda de unos 11 mil euros. Se hizo la compra y la correspondiente escritura de Hipoteca del bien. Con mucho esfuerzo se hicieron unas reformas en la casa que eran necesarias, y solicitamos la subvención que tras intensas y laboriosas gestiones llegaron a los dos años y que motivaron nuevos gastos de escritura de Novación, Notaría y registros.

Transcurrido el tiempo, comienza desde finales del 2006 unos sucesivos incrementos del precio del euribor, que inevitablemente se traduce en subidas periódicas de las cuotas de la Hipoteca, por lo que ante el sombrío panorama, recurrimos al mercado financiero y encontramos una Caja de Ahorros de gran fuste y a la vanguardia de las innovaciones financieras, como es Bancaja, y nos ofrece una refinanciación de la Hipoteca con amplicación de plazos y fijando una cuota accesible a nuestros recursos.

Tras las gestiones oportunas, y nueva tasación de la casa (Más gastos) se acepta la operación, que inmediatamente comunicamos a la entidad financiera Caja Mar, para acordar la firma de la nueva escritura, y la percepción o reembolso y cancelación de la antigua hipoteca.

Entonces surge la desagradable sorpresa, al recibir un escrito del Ministerio de la Vivienda en el que dice textualmente” Que debido a la venta anticipada de la casa, estamos obligados a devolver el total de la subvención más los intereses generados desde entonces”. Por lo prolijo de estos escritos no lo reproducimos en este artículo.

Respondo de inmediato al Ministerio manifestándole que no enajenamos la vivienda que sabemos debe estar al menos diez años a nombre del titular, como es público y notorio para evitar especulaciones. Que nuestras auténticas razones obedecen a solo un cambio de entidad financiera y obligado por las elevadas cuotas de la hipoteca, por lo tanto, debe ser un error del Ministerio.

Entramos en un vaivén de consultas y visitas al Ministerio de la Vivienda, y se deduce que existe un convenio o pacto del gobierno con algunas entidades financieras de no quitarse clientes, y para ello dentro de la ley que uno desconoce, al cancelar la hipoteca antigua tienes que devolver íntegra la subvención más intereses. Dicho de otro modo una protección de intereses para la oligarquía del poder financiero con clausulas leoninas para los ciudadanos. Al final se tuvo que devolver casi 13.000 euros , no por la venta de la casa. Sino por aprovecharnos de circunstancias del mercado, lo que hace cuestionarnos si es verdad la honestidad y libre expresión de las leyes de Mercado.

¿ Que sentido de la Justicia es éste? ¿ En que indefensión nos encontramos los ciudadanos normales que no tenemos fondos para letrados que interpongan recursos de esta naturaleza? ¿Qué clase de protección es la que nos ofrece el Gobierno?

Y nos preguntamos por enésima vez en que han quedado esas promesas de reducir los gastos de adquisición de viviendas, por lo que llegamos a la conclusión que es una muestra más del Ejercicio Maquiavélico de la Ambigüedad que practica por sistema el PODER OMINOSO de la democracia que paradójicamente, sale de las urnas.

Antonio Agar Rodríguez
31488825 P