Archivo de etiquetas de 'Democracia'

A la “democracia” se le ve las vergüenzas

Hace bien poco recordábamos la caída del muro de la vergüenza. Se trató de rechazar la tiranía y los sistemas antidemocráticos. Todos hablan de libertad, de democracia, de igualdad y de derechos, pero hoy en día queda mucho camino por andar. Bajo la bandera de las libertades se esconden demasiadas pulsiones ideológicas que los gobiernos imponen sin condición.

Es evidente el autoritarismo ideológico del Psoe, en temas que siempre saca cuando le interesa, ejerciendo entonces presión a través de diferentes sectores para establecer el delito de opinión, sobre el aborto y la homosexualidad, por ejemplo. En democracia hay que respetar todas las opiniones, si no se pueden generar los llamados presos políticos y eso solo sucede en las dictaduras.

Desde la equiparación del matrimonio tradicional a la unión de dos personas del mismo sexo, se ha provocado una campaña de intensificación en sectores de poder –políticos y mediáticos- que consiste en condenar cualquier manifestación contraria al nuevo modelo de matrimonio, y lo contrario es una actitud homófoba. Igualmente pasa con lo del aborto. Si pasara a ser un derecho el matar al embrión (que es un ser humano), el que se opusiera sería inmediatamente un condenado y un preso político, así no es cierto que habrá mujeres en la cárcel por abortar, pero si mujeres encarceladas por no querer practicar el aborto.

Creo que eliminar una vida en el estadío que sea, es matar, (además siempre hay otras opciones), para otros es solo una cuestión de moral personal, ¿será mañana también una simple cuestión de moral cuando se trate de eliminar a minusválidos o de seres humanos de distintos colores? A todas estas leyes desfachatadas se le suma una ley de financiación autonómica, que lejos de ser equitativa deja un vacío legal, aprovechado por el ejecutivo nacional que “hace de su capa un sayo” y reparte el dinero según le convenga.

Así que al día de hoy eso de la democracia moderna y los valores de la caída del muro, algunos se los “pasan por el forro”, y encima se las dan de modernos demócratas. A todas luces en este Estado no hay “libertad”, al menos de pensamiento, cuando no se respetan todas las posturas; no hay “igualdad” entre CCAA, cuando no existe el mismo rasero para medir la financiación, obedeciendo solo a los intereses del Pose, y no hay fraternidad, al existir la gran diferencia entre clases, ya que los ricos que pagan menos que los pobres o los de clase media. Por lo que a los valores democráticos en España se les ven las vergüenzas.

PARTITOCRACIA VERSUS DEMOCRACIA

Voy a procurar tratar un tema de gran complejidad social de gran trascendencia económica y humana para la sociedad española, en términos los más asequibles posible para que los ciudadanos de cualquier condición y formación profesional y académica sean susceptibles de asimilarlo e incluso emitir opiniones y comentarios que serán bien recibidos.

Una vez y de forma reiterativa se está poniendo en evidencia los errores sistemáticos del sistema que nos gobierna, y como la zafiedad de estos comportamientos perversos, cínicos y calculados, deterioran el erario publico, y por ende el bolsillo de la inmensa mayoría de los ciudadanos, en favor de una minoría. Libera los resortes de rebeldía de mi conciencia , y estoy seguro que también los de muchos españoles, para expresar la disconformidad absoluta con esta forma de gobernar: LA PARTITOCRACIA.

No podemos permitir, por más tiempo que la Politica (Tanto parlamentaria, como municipal)
Se haya convertido en el ámbito de la mentira y de la corrupción. El yo robo, pero calláte que tu has robado más. ¡YA ESTÁ BIEN¡.

Los políticos en general, tiene una misión SAGRADA Y FUNDAMENTAL que es la de construir la
FELICIDAD PÚBLICA; por eso cuando renuncian a este axioma, a este deber indeclinable, la
Ciudadanía, debe tomar la palabra y manifestarla.

Enseguida, responderán que para eso están los momentos de las elecciones periodicas, para votar y elegir el partido que nos gobierne. Pero no seamos ilusos, cuando votamos lo hacemos a ciegas. Votamos aun partido con listas cerradas, que manipulan sus dirigentes, para situar en puestos preferentes, no a los más capaces, sino a los más fieles y obedientes, para que no les traicionen.

De esta forma, nuestro voto solo sirve para nutrir y alimentar un sistema de partitocracia, que se financia a través de los presupuestos generales, que pagamos todos y no como debería ser de las cuotas de los miembros del partido, y con ello fagocitar los intereses de los ciudadanos, en provecho de ellos mismos.

A Bernard Shaw, ese gran escritor, dotado de una sutil ironía, le preguntó un periodista sobre la eficacia de la democracia, a lo que contestó: “Es un modelo de gobierno en el que los elegidos, no son mejores que los electores”.

Dada la envergadura y el trasfondo de este asunto, optaré por reproducirlos en capiitulos, de tal suerte que nuestros amigos lectores, si lo desean puedan ir enviando sus comentarios y opiniones, que sin duda aportarán algunas luces para cubrir las penumbras de las múltiples aristas de un poliedro que domina nuestras vidas.

Siguiendo un orden cronológico, comenzamos recordando a los lectores, los orígenes de la democracia.

La democracia, tuvo su origen en el pensamiento Aristotelico, en la creencia de que estando los hombres dotados de la capacidad de raciocinio, sus juicios y actitudes, iban a converger en la búsqueda de la JUSTICIA, a través del DEMOS (Pueblo) y CRACIA poder, autoridad).

Una utopía, como estamos comprobando en el transcurso de los siglos, que no ha sido capaz de erradicar el hambre y la pobreza.

En próximo capitulo, disertará sobre el periodo de 1868/1923 con la aparición de los partidos, el liberalismo político y la alternancia en esos años del partico conservador de Cánovas y liberal de Sagasta. También el sueño Orteguiano de un partido que diera prioridad ala educación y a la excelencia.

Antonio Agar – 21 octubre de 2009