Archivo de etiquetas de 'Francisco Montoya'

CRISTO VENCE

El único sentido del cortejo de la Semana Santa de Lorca es el Triunfo del Cristianismo, con mayúsculas . Desde mediados de marzo, con los triduos a las Vírgenes, hasta el Domingo de Resurrección, se suceden decenas de actos y procesiones, que se viven con tal pasión, que nos dejan una gran estela en los corazones de los que hemos tenido la suerte de nacer en esta tan noble ciudad.

El fenomenal periodista, Carlos Herrera, en su espacio “Arenas movedizas” comenta lo que está influyendo el pregón del escritor y poeta, Antonio García Barbeito, en el teatro de la Maestranza, en Sevilla. Me permito citar los versos de dicho pregón: “Sigo aquí rezando, Señor, / oraciones que aprendí, / pero al preguntar por ti / sigo dudando, dudando, / Señor, por entre la duda ando / entre preguntas desnudas, / esperando que Tú acudas/ a despejarme neblinas: / yo te arranco las espinas, / arráncame Tú las dudas”. Y éste otro: “Lo miro en la Cruz clavado / abandonado de Dios / y un ruego ¡perdónanos! / se hace culpa en mi costado. / Lo negué. Y Él me ha salvado / de llenarme de vacíos. / Por eso, al sentirle fríos / manos y pies tan esclavos, / yo sé que en esos tres clavos / algunos golpes… son míos”. Y también los postreros, que tienen, sin duda, más fuerza: “El Hombre y el Cristo a solas, / Jesús, como tantas veces / yo me achico, Tú te creces / como la espuma en las olas. / ¿Deshojamos amapolas, / yo las vuestras y éstas vos? / Tenemos prisa los dos, / Señor, Tú esperas, yo espero… / contéstame Tú primero / que para eso eres Dios”.

Los católicos deberíamos ser algo más cristianos, y no bajar la guardia, sobre todo cuando los enemigos de la Iglesia acometen contra El Santo Padre, sacando en los medios reportajes de sacerdotes que abusaron de niños.

Cuando tenía menos de diez años, me impresionó el que una mujer matara a su marido con un hacha, porque vio que estaba abusando de su hija.

El ser humano es frágil, pero Cristo nos salva y vence.

FRANCISCO MONTOYA
DESDE LA AZOTEA

SIN MÁSCARAS

Un carnaval, sin máscaras, es como un partido de fútbol sin balón o una corrida de toros sin toreros. Lorca se ha quedado sin una tradición, con el humor y la originalidad que supone vestirse de máscara, y por lo que está cayendo de malas noticias, no sólo en la economía, que deprime al más optimista, hubiera sido un alivio.

Esta misma semana de carnaval, hemos contemplado, en el Congreso de Diputados, un debate crispado, como siempre, y sin determinar nada positivo. El presidente del Gobierno sube al estrado como investido de mago, al que sólo le falta la “varita mágica”, dando la sensación de que todo va mejor y pronto se sacará del bolsillo “el conejo” de la recuperación económica, aunque tiene, según él, que arrimar el hombro Rajoy.

El líder del PP podía haber aprovechado el carnaval y vestirse de “superman”, aunque precisara colocarse, en el tórax y las mangas, un relleno de goma espuma, para aparentar más musculatura y ofrecerle a todos los españoles que su “hombro” está a nuestra disposición.

A Durán i Lleida le sobraba la corbata y le faltaba el cleriman, para parecer un jesuita de los años cincuenta, cuando las misiones.

Al señor Llamazares hay que darle el premio al mejor “disfraz natural”, su cara, desde que acordó con dos diputados la desaparición del Crucifijo, se ha transformado y su apariencia es la de un hombre con lipotimia crónica, y cuando habla para apoyar al Gobierno, la sensación es patética y de preocupación.

Por si faltaba algo, el viernes, Aznar le sacó el dedo corazón a unos chicos que le estaban diciendo, entre otras lindezas, que era un terrorista, cuando en realidad es una victima del terrorismo. El fin de semana, no se habló de otra cosa, y cuando salió la vicepresidenta primera del Gobierno en televisión, descalificando el “dedo” y hablando de que hay que respetar el pluralismo. Se le engrandeció su imagen de máscara perenne, con peluca o pelo electrizante. O sea, que diría el maestro Umbral.

Seguro que, en Lorca, volverán las máscaras, porque todo no va a seguir siendo malo.

VOLVER A LAS ANDADAS

Esta Navidad, he leído el segundo tomo de César Vidal y Jiménez Losantos, sobre la historia de España, y parece como si los políticos catalanes quisieran volver al pasado. Que en la I República, que hace sólo 137 años, se declararan repúblicas independientes Cataluña, Málaga, Cádiz, Sevilla, Granada, Valencia, Castellón y Jumilla, nos debe producir escalofrío. Y, además, Cartagena también, como cantón, duró separada del resto de España unos meses y el líder de entonces Antonete Gálvez bombardeó Alicante y pretendía tomar Madrid, llegando con su empeño hasta Chinchilla.

Parece como si el inolvidable Gila hubiera copiado, cuando hablaba de las batallas en sus parodias, lo sucedido en España.

El presidente Montilla ha declarado que es conveniente que haya un movimiento social en contra de la determinación, nada menos, que del Tribunal Constitucional. Hace unos años Carod Rovira manifestó, que para Murcia no habría ni una sola gota del agua del Ebro.

No se dan cuenta que estamos en la era de las comunicaciones y que todo, en unos solos segundos, puede producir cualquier información. Ellos creen que existe todavía aquel hombre del burro de Murcia, que una ministra de Gonzáles manifestó, que era imposible que pudiera entender lo del Tratado de Maastrich.

Deberían preocuparse de cómo se soluciona el que no se coloquen en la Administración más amiguetes de los políticos. Al parecer, se ha pasado de tener 600.000 administrativos en 1997 a 3.200.000. Como decía, el otro día, Luis María Ansón, se han multiplicado los negociados y para recibir cualquier permiso hay que ir a cinco o seis oficinas más que cuando empezó la transición.

El “sillón” debe enloquecer, porque produce poder y además dinero. Y volviendo a las andadas, puede incluso temblar, nada menos, que la nación española.

FRANCISCO MONTOYA

UN AÑO DE PRUEBA

El día 21 de noviembre, se cumple un año de poner en valor (como se dice ahora) el Centro Comercial La Almenara. A 4 kilómetros del centro de Lorca, instalándose con 40.000 m2 de zonas comerciales, servicios y ocio. Se pretendía que se obtuviera el despegue definitivo de la comarca del Guadalentín. Asegurando que el comercio tradicional se beneficiaría con la atracción del enorme macrocentro, ya que vendría gran cantidad de nuevos clientes de los pueblos de la cuenca del río Almanzora. Nuestra ciudad y comarca pasaría a tener dos veces más de habitantes, sin contar la urbanización Marina de Cope, que serían 150.000 personas más. Habría que abrir nuevos centros de enseñanza, hospitales, farmacias. “Jauja” la teníamos entre las manos.

Cuando se proyectó La Almenara, nadie pensaba en “La Crisis” (que tiene nombre de cupletista del Molino Rojo de Barcelona) y que al ser global, aparece más rellenita. Con todo ello, hemos pasado a ser la ciudad con más paro de toda la Región. Por si nos faltaba algo, parece que no hay dinero para acabar la desaladora, que se presentaba como la solución al regadío de la huerta, una vez aparcado el trasvase del Ebro.

Lorca seguirá siempre siendo una Ciudad Noble y Leal, llena de monumentalidad y con unos paisajes incomparables, y el comercio tradicional de Lorca, tendrá que buscar en sus comerciantes más imaginación e incluso el arte de saber comprar para vender y una gran agilidad en las decisiones, pues al verse mermado de público la competencia está servida.

Un año de prueba que ha afectado a todos los lorquinos. ¡Cuántas cosas!

FRANCISCO MONTOYA

LO ANTITAURINO

Los antitaurinos que han promocionado que se debata en el Parlament Catalán la prohibición, o no, de las corridas de toros en Cataluña, ignoran que la fiesta de los toros lleva consigo, nada menos, que intentar hacer un verdadero arte y, además, en un foro ejemplo de democracia, donde el público puede aplaudir una faena y también pitar o, incluso, abroncar al presidente de la corrida, al empresario, al torero de turno o al ganadero si los toros salen manseando, y también ponerse en pie más de dieciocho mil personas, como hicieron el otro día en la Plaza Monumental, tan cerca de la Sagrada Familia de Gaudí, gritando: “Torero, torero, torero” y después de finalizar la corrida, sacando a hombros a José Tomás, en esta ocasión, más de cien personas.

He tenido la suerte de ver a José Tomás en su última presentación en Barcelona, en Junio de 2006 y el día 27 de este mes de septiembre. Los antitaurinos han pasado de ser mil quinientos, del primer día, a dieciocho.

El toreo, que como dice el crítico Vicente Zabala de la Serna, es José Tomas, ha triunfado en contra de unos chicos equivocados que se apuntan al antitodo y disfrutan, entre otras cosas, con lindezas como llamarte hijo de puta. Otros que van con ellos, vestidos de negro y con pelo encrestado y engominado, parecen como pequeños demonios emplumados, que diría don Evaristo.

Uno de los más izquierdosos del panorama cultura es Joaquín Sabina, testigo de casi todas las corridas que ha toreado en esta última época J.T. Que tengan cuidado los políticos, que incluso, a veces, se ponen hasta la Corona de Espinas para mofarse del Cristianismo, que seguro que le va a dedicar unos versos, cantados después por él, sólo por el intento de hacer desaparecer las corridas de toros, que como decía un gran filósofo, es lo único que produce una gran alegría, sobre todo, cuando se encuentra el toro sometido con el temple y surge el arte.

¡Qué no vayan! ¡Qué no lean a García Lorca ni a Gerardo Diego! Qué no vean las pinturas de Goya, Picaso e incluso de Roberto Domingo, dedicadas a los toros! ¡Qué no disfruten de las esculturas de Miranda y de Benlliure! Y, sobre todo, que se queden sin ver a José Tomás haciendo el toreo del siglo XXI. En todo caso, que se pongan unas túnicas góticas, que últimamente se han puesto tan de moda.

FRANCISCO MONTOYA

¡MÁS MADERA!

Hace unos días, el presidente del Gobierno decía que, en octubre pasado, estuvimos a punto de recibir un descalabro tal, en la economía, que a él le parecía la frase más oportuna: “Aterricen como puedan”.

No sé porque tenemos que creernos que la actual situación es mejor. Los brotes verdes sólo los ve la ministra Salgado. Los bancos no dan créditos ni a las personas o empresas solventes. La liquidez de las entidades financieras debe estar muy mal, cuando se exige para uno totalmente avalado un interés de más del 8%, estando en una situación de deflación. Puede que la expresión de los Hermanos Marx, en una película inolvidable de “¡Más madera!” vendría bien para de una vez solucionar la problemática de 25 entidades, entre bancos y cajas. Esperemos que se acuerde algo efectivo para beneficiar, sobre todo, a los que están parados. Comprobar en Barcelona que más del 80% de los servicios de hostelería están ocupados por trabajadores de otros países y que siguen éstos llegando a España, nos hace preguntarnos que qué solución tenemos. El llegar a pensar que dentro de unos años alguien nos diga: “Apaga y vámonos”, nos aterroriza.

Menos mal que José Tomás, no el sastre, revivió en la Monumental de Barcelona, casi lindando con la inigualable obra de Gaudí, como es la Sagrada Familia, a un público cansado de tantos dichos y que nota, como decía Ortega y Gassett, una sensación de alegría, cuando el temple somete al toro y el que manda entonces es el hombre.

¿No nos faltará en la política alguien que mande de verdad, dentro de la democracia?

Así que ¡más madera!

FRANCISCO MONTOYA

JAQUE A LA BANCA

Dar créditos a personas y empresas con insuficiente solvencia, deja en entredicho que el sistema financiero español tenga tantas excelencias como manifiestan algunos políticos.

Decía el escritor y gran articulista González Ruano que, en los cabarés de París, se puso de moda darles opio a los clientes, para que éstos se animaran y se gastaran dinero, invitando a las chicas de alterne. Sin embargo, en España, lo interpretan al revés, y toman el opio las chicas, con el evidente fracaso para los cabarés. Esto ha pasado con los bancos y cajas, que desde el exterior recibieron enormes cantidades de dinero, para que las administraran bien y mejoraran con ello la economía, pero lo que hicieron fue darles el crédito (el opio) a personas que a veces no tenían ni un duro y que hicieran el negocio del cuento de la lechera, e incluso para que, además del piso, se compraran los muebles y un coche.

El Gobierno tendrá que apalancar con fondos a más de 25 entidades financieras, que se encuentran con problemas, para evitar que el desastre de la macroeconomía española sea total. No es posible que haya bancos que estén intentando cobrar el 9%, teniendo, en España, una situación de deflación. En los años 80, también se aplicaban casi estos mismos intereses, e incluso mayores, pero con una inflación del 14%.

Así que, jaque a la banca, que no se tenga por ello que nacionalizar ninguna entidad, pero que el Banco de España supervise el sistema bancario. Y que, por supuesto, los grandes cargos y los consejeros, que han tenido la culpa del desastre económico, no cobren tan brutales sueldos.

FRANCISCO MONTOYA

LA DECLARACIÓN DEL ALCALDE

El alcalde de Lorca ha declarado ante el juez en el caso LIMUSA. A la salida, Francisco Jódar manifestó que fue preguntado de cómo se lleva el control de esta empresa filial del Ayuntamiento, donde éste tiene una participación mayoritaria.

Publicar que un empresario de hostelería (días pasados se decía su nombre) y el alcalde de Lorca han sido llamados a declarar por el juez del Juzgado número 4, sin dar más explicaciones, parece como mínimo un deseo de confundir en cuanto a la responsabilidad de cada cual.

Lorca vuelve a ser “noticia” por una mala noticia, como es la “trama” llamada reciclaje. Habría que esperar que el juez abriera el secreto del sumario y también que dicte la sentencia. Son demasiados millones de euros de los que se habla, y todos de los contribuyentes (dinero público), para que se haga justicia.

Los lorquinos no nos merecemos salir tanto en el periódico por cosas tan graves de presuntas corrupciones, y que nadie aparente que por ser llamado por el juez es cómplice de este entramado.

FRANCISCO MONTOYA

EL TALENTO DE FRAGA

Hace unos días, en “59 segundos”, de Televisión Española, intervenía don Manuel Fraga con tres tertulianos más, con motivo de la conmemoración del 30 aniversario de la Constitución Española. La impresión que daba don Manuel era de una persona mayor, cansada y además que no se le entendiera, pues siempre ha tenido tal afluencia de vocablos que le impedía hablar sosegadamente.

Estuvo impresionante, habló con total seguridad, le contestó a Santiago Carrillo, diciendo que había leído su libro y que después hablaría de algunos detalles que no coincidían con la realidad. Y fundamentalmente destacó en su españolismo, dio una lección, para mí, magistral. Al manifestar el senador Anasagasti algunas virtudes de la Segunda República, que Fraga la había considerado catastrófica y peor que la Primera, le dijo a éste: “Tenga en cuenta que Lerroux derogó el estatuto catalán”.

Con el talento de Fraga se estrella la demagogia.

Francisco Montoya

D.N.I. nº 23.139.935-A

ALGO MÁS QUE UNA CRISIS

Quizá, estamos ante una situación mundial de crisis económica, tan difícil de comprender que precise de estudios filosóficos, macroeconómicos y que no sólo nos dijeran los motivos sino también las soluciones.

De momento, como algo elemental, deberíamos trabajar más (los que tuviéramos trabajo), evitar corruptelas, sobre todo en las Administraciones Públicas y buscar una solidaridad total para repartir las energías, fundamentalmente el agua, que es un bien escaso.

La desesperanza es lo peor que puede tener una sociedad y, por supuesto, el camino es ése.

Francisco Montoya