Archivo de etiquetas de 'Rajoy'

El desconcierto del PP

¿Cuántas de las personas que votaron al Partido Popular en las últimas elecciones generales volverán a darle su confianza en las europeas del próximo mes de junio?

¿Exagero si digo que al menos un 30% se abstendrá o votará a Rosa Díez?

¿Quién tiene la culpa de esta situación? ¿Es cierto, como dice Pedro Jota Ramírez, que el PP quiere ser lo que no es y que por eso se aleja cada día más de sus votantes?

¿O acaso el verdadero Rajoy es éste, sensato y cabal dentro de su lógico papel de opositor, y no el líder duro y agrio que la pasada legislatura le obligaron a ser Aznar, LA COPE y EL MUNDO?

¿Quiénes son los desconcertados? ¿Los actuales dirigentes del partido o el sector de sus votantes más influenciado por esos medios?

Todas estas cuestiones se proyectan también sobre el futuro inmediato del Partido Popular. ¿Qué tipo de oposición le toca hacer ahora al PP? ¿Lanzarse a la yugular del Gobierno aprovechando la crisis económica? ¿O apoyar las medidas de Zapatero con el objetivo de ganar credibilidad e ir recuperando la imagen de un partido que es capaz de hacer una oposición responsable?.

La enfermedad de los políticos

Tras el último congreso del PP murciano, sale reforzado una vez más un Valcárcel que no obstante anuncia su retirada. De todos es sabido que el PP en Murcia ha barrido electoralmente, en base a que Valcárcel ha defendido con gran sentido las necesidades reales de esta Región sedienta de agua.

Ahora su partido parece que “juega de farol” y en cada sitio defiende posturas diferentes, al igual que Psoe, dependiendo de la conveniencia política y de acuerdo a la región. Y es que el tema es manido y recurrente. A veces me pregunto el por qué de esta rara enfermedad mental que sufren los políticos actuales, que cursa con una clara esquizofrenia ideológica. Todos estamos al corriente de que el gobierno autonómico murciano está de acuerdo con el trasvase de agua, entre otros, desde Tajo al Segura, con la intención de garantizar el suministro de agua a nuestra región.

Esta postura es la que siempre ha defendido el PP murciano, pero que ahora parece que el resto pepero no comparte, como se puso de manifiesto tras la votación del estatuto Castellanomanchego. Rajoy en su última visita a nuestra región no se mojó y bajo el paraguas de la crisis eludió el tema del trasvase Tajo- Segura. ¿Pero es que no se dan cuanta de que el paro ha superado, en la Región de Murcia, la barrera de las 100.000 personas, por primera vez en doce años, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del INE.

Los más castigados son los trabajadores inmigrantes, y su desempleo obedece, de forma directa e indirectamente, con la falta de agua. Agua que dicen los manchegos, que no tienen, pero que si se la venden. ¿En que quedamos?, ¿hay o no hay agua? No se en que piensan los de la cúpula ppera nacional pero desde luego, como no se pongan de acuerdo en defender lo que siempre, desde la derecha murciana se ha defendido, aquí se van a perder mas que unos cuantos votos.

No hay que olvidar que las tasas de fidelidad electoral cambian con relativa facilidad. Los populares resisten gracias a que la fidelidad de sus electores es bastante elevada, pero en base a que se han defendido siempre unos valores concretos, no solo morales sino económicos y sociales, entre los que esta incluido la defensa de “agua para todos”. No solo se trata de agua, ya que también faltan ideas claras y sobran las ambigüedades del PP nacional, en temas como el idioma, por lo que en la pugna por abrirse camino, Rosa Diez que ha hecho bandera de la defensa del español y el derecho de cualquier ciudadano a usarlo en cualquier punto de España sin coacciones ni cortapisas, está creciendo considerablemente en intención de voto por encima del PP.

Esperemos que los hombres fuertes del PP nacional consigan aunar y consensuar criterios, pues quien siembra dudas, como poco recoge desconfianzas y por lo tanto derrotas.

Gallardón se gusta en una noche de guante blanco

Es el Obama español, el gran encantador de serpientes de nuestra política y el líder soñado por los votantes de los dos grandes partidos. El pasado lunes brilló a gran altura y demostró que en el cara a cara está a años luz de Zapatero y Rajoy.

Que la gente, en general, quiere a Gallardón se nota sobre todo en el tono de las preguntas. Hasta la participante vasca que le sacó a relucir la consulta de Ibarretxe lo hizo en un tono comedido y respetuoso. Y es que la del lunes fue, sin duda, la edición más plácida del programa “Tengo una pregunta para usted.”

Al alcalde de Madrid se le vio cómodo, suelto y cercano, dominando en todo momento la situación y hasta permitiéndose el lujo de bromear con el público. Su naturalidad contrasta con la rigidez de Zapatero y Rajoy, quienes en su día habían dado la sensación de estar permanentemente a la defensiva.

En cuanto a los contenidos, Gallardón fue desgranando el discurso oficial del PP en las grandes materias: aborto, crisis económica, modelo de estado, financiación autonómica…Defendió a Aznar en el asunto de la guerra de Irak (con los datos que había en ese momento, dijo, “no cabía otra decisión”), y negó que fuera a presentarse a presidente del Gobierno (”mi candidato es Mariano”). En cuanto a la EPC, justificó el boicot de las Comunidades del PP porque, aseguró, “el Estado no debe adoctrinar a los alumnos”. También habló de la necesidad de llevar a cabo la segunda descentralización (hacia los Aytos) y de las propuestas del PP en materia de multirreincidencia ( aquí descartó la cadena perpetua por ser “incompatible con la Constitución”)

En resumen, Gallardón estuvo previsible en el mensaje y brillante en las formas. Haría muy bien el PP en cerrar filas en torno a una figura política de este tipo. Si Gallardón gana protagonismo, Zapatero tendrá motivos para preocuparse.

Señas de identidad nacional

Uf la que esta cayendo últimamente en el PP nacional. Toda esta marejada se ha desencadenado tras las últimas elecciones. Se empieza a comparar desde las filas del PP a los líderes pperos. Algunos comentaristas políticos dicen que hay una diferencia abismal en las derrotas de Aznar con las de Rajoy, ya que Aznar hizo un Partido de la nada y lo llevo al poder y Rajoy ha sacado el Partido del poder para llevarlo a la nada. Es verdad que Aznar se supo servir de los nacionalistas para apoyarse y gobernar en coalición, y este hecho quizás haya influido en el pensamiento actual de no querer diferenciarse mucho de los partidos nacionalistas y separatistas, pero los partidos nacionalistas en la actualidad, no son ni la sombra de lo que eran, pues han pasado de la moderación a la radicalidad. Creo que el actual líder del PP, pretende aglutinar el pensamiento centrista, pero yo me pregunto ¿de qué centrismo estamos hablando? ¿no será más bien reformismo? El Centro es característico por las posiciones consensuales como un fin en si mismas, las políticas del “justo medio”, pero difiere del reformismo, que mantiene objetivos a largo plazo para realizar un proceso de cambio o reforma paulatino. En la práctica política contemporánea, tanto el centrismo como el reformismo proponen y defienden políticas de economía mixta y de profundización de la democracia. Parte de los partidos que pueden ser vistos como de derechas (tales como los democristianos, o muchos liberales) se han agrupado como “centro político”. Pero también muchos partidos socialdemócratas y de la Nueva Izquierda, a partir de los años 80 y, especialmente, tras la caída del Muro de Berlín, han ido moderando su discurso de modo que, pasando de ser reformistas, se incluyen ahora también dentro de ese centro. De hecho, en la actualidad, en algunos países occidentales, se ha llegado al punto que las diferencias entre los principales partidos anteriormente vistos como derechas y de izquierdas son pequeñas. De cualquier manera creo importante que se delimiten las directrices del principal partido de la oposición. Pero también creo que no se debe de olvidar las señas de identidad que pasan en España por tener ideas claras en materia de la unidad de la nación y la igualdad entre todos los españoles y respeto a la Constitución. El cambio de rumbo de Rajoy está generando autodefensas. No sólo dentro de su propio partido, sino también con destacados periodistas de medios de comunicación cercanos a la denominada derecha religiosa española. Estas marejadas dejan sin luz a algunos asuntos tenebrosos del gobierno como el caso del CNI y el espionaje a García-Calvo que hubiera tenido consecuencias tremendas en otros sitios donde de verdad hay democracia. Si el congreso de Valencia se cerrara en falso, la crisis del PP se acentuaría. Y eso siempre beneficia al gobierno que quedaría sin oposición. Creo que ya está bien de culebrones de los partidos, lo deseable es que la democracia interna funcione, y que los congresos no alteren la necesaria estabilidad política. Pero no olvidemos que también en el PSOE de Murcia hay “nueces” que no suenan tanto.

Rajoy y la ballueca

El líder del PP y candidato a la presidencia del partido en el próximo congreso es, para nosotros, que somos unos afiliados de base, un lujo para España y también quizá para Europa.

Rajoy es como el trigo limpio, para crecer, ser trillado y aventado tiene que soportar la ballueca, que también florece junto a la mies, sobre todo, en algunos medios de comunicación que, por lo que se ve, necesitaban que ganara el PP para beneficiarse. Posiblemente, representaremos a los más de diez millones de votantes y cientos de miles de afiliados que sólo les importa que los españoles estemos unidos en el solidario anhelo de compartir lo bueno y lo malo de esta sociedad, que se ha impuesto como meta el consumo y el bienestar, trabajando en las mejores condiciones.

ZP ha ganado las elecciones porque les ha dado, a los catalanes (una comunidad inseparable de España) más de lo que los nacionalistas exigían. Y en el proceso con ETA, aún perdiendo el tiempo y la dignidad del Estado, ha negociado lo que no se podía acordar.

El PP se opuso a ambas cosas con sobrados razonamientos, pero con un coste electoral.

“Balluecos” como un escritor que el otro día tachaba en el periódico El Mundo a Rajoy como perdedor de todas las elecciones, sin acordarse de que ha ganado en Madrid, con muchos más votos que Zapatero; en Valencia con más que Fernández de la Vega; igual en Murcia, con Bermejo, y en Castilla la Mancha, con Bono. También el PP ganó las municipales.

Otro “Balluecos”, que es eurodiputado, escribía el otro día en el mismo periódico, dando razones para poner en duda el liderazgo de Rajoy. Y lo peor es que es un buen escritor. También Álvarez Cascos brotaba entre el trigo. Y hasta en la COPE, Jiménez Lozanitos entrevistaba a la portavoz, Sáez de Santamaría, de una forma de tintes también “balluecos”, para criticar a Rajoy.

Lo dicho, el trigo y la ballueca.

 

 

 

La crisma de Rajoy

Es para mí una noticia sumamente importante, el que Rajoy haya determinado convocar un congreso y presentarse a él con “su equipo”.

Soy uno de los lectores de Umbral, que todavía lleva el brazalete negro. Leo todos los días la columna de su “heredero” y fenomenal periodista Raúl del Pozo. Al que agradezco el esfuerzo que, según él, hace para que se nos alivie el dolor.

El día doce de marzo, en “El ruido de la calle”, en su artículo “Del Conde Duque a Rajoy” dice: “A Rajoy no le han descrismado los españoles, sino los catalanes”.

Soy del Barca, he ido desde Lorca, cada dos meses, una semana a Barcelona y Gerona, y me parece Cataluña una parte de España como Murcia o Andalucía, y no porque esté así en el mapa.

“La crisma, o sea”, que diría el “mito”, no es fácil rompérsela a Rajoy con diez millones de votos, con mayoría absoluta en Madrid, Valencia y Murcia.

Diferenciar Cataluña, País Vasco, Galicia y, además, el resto de España es faltar al conocimiento de la realidad.

 FRANCISCO MONTOYA

D.N.I. nº 23.139.935-A