Archivo de etiquetas de 'vuelta al cole'

Cerrado por liquidación

Se acaban las vacaciones y el nuevo curso escolar asoma el bigote.

Ahora, una vez más, iniciamos el desembolso importante en libros y demás accesorios relativos a la escuela. Para cualquier familia media, este hecho nos pone los “pelos de punta” ya que se añade un gasto de considerables dimensiones dejándonos el bolsillo listo de papeles y la feria de Septiembre nos sacará la lengua.

Es evidente la penosa situación económica en la que se halla sumergido nuestro país. El paro se dispara en Septiembre, y las empresas cierran con el consiguiente despido de personal. El problema del paro se acentúa en aquellos hogares en los que afecta a todos sus miembros. El número de hogares en esta situación se ha duplicado en el último año y afecta a 1,18 millones de familias. Por comunidades, Andalucía y Canarias lideran la estadística. El desplome de la recaudación fiscal acentúa la falta de liquidez en el sector público.

Los ayuntamientos comienzan a despedir personal, algunos ya han suspendido pagos, y el Gobierno plantea ahora congelar el sueldo a los funcionarios. En respuesta a este hecho, al gobierno se le ocurre aumentar, aún más la inversión pública, que como ya sabemos, no genera riqueza, si no “pan para hoy y hambre para mañana”.

Pero lo que más me preocupa es la situación en la que nos encontramos, en materia de educación. Un nuevo informe sobre el fracaso escolar pone de manifiesto que 4 de cada 10 alumnos no terminan el bachillerato. La Comisión Europea alerta de que el 38,9% de los jóvenes españoles abandonan los estudios secundarios; sólo Malta y Portugal están peor.

La media europea de abandono escolar se sitúa en el 21% y países como Finlandia (13,5%), Eslovenia (8,5%) o Polonia (8,4%) se sitúan a años luz de los resultados españoles. Por lo visto tenemos “Menos capacidad para leer y escribir” y la respuesta que adopta este ejecutivo es, por ejemplo, premiar a los peores alumnos con becas y en Andalucía dar incentivos a los profesores para que aprueben a los estudiantes (con o sin merecérselo).

En fin… los dos importantes ejes de prosperidad de un país están cada día mas hundidos. Así nos luce el pelo, con estas medias, la realidad nos muestra la ineficacia de este gobierno que nos está dejando fuera del juego de los países de la unión Europea. Así dentro de poco se podrá ver en la Moncloa, en vez de liquidación por cierre; CERRADO POR LIQUIDACIÓN.

SOBREVIVIR A LAS VACACIONES

Cuando llegan las vacaciones todos nos relajamos y pensamos que es un descanso necesario para el estrés acumulado. Irse con los peques de relax es fundamental y básico para la convivencia familiar. Pronto descubrimos que las vacaciones no son  tranquilas y sosegadas como pensamos. Empiezan los problemas:

El equipaje. Las mujeres necesitan una maleta XXL; tienen que llevar todas las novedades de vestir que han comprado; hay que estar guapas y modernas. ¿ Y el neceser de cosméticos con cremas anticelulíticos ,hidratantes y anteojeras ,… en fin, crema para todo?

Los hombres no entienden que para pasar unos días en la montaña, la casa rural o la playa hagan falta tantas cosas. Piensan que solo hay que llevar lo imprescindible (unas camisetas, bermudas, bañador, playeras, y los deportivos que sirven para todo) .

Los niños no quieren viajar sin los videojuegos, sin  patines, sin Ds  y sin su bicicleta que tanto abulta.

Una vez puestos de acuerdo, colocado todo en el maletero del coche ha habido que realizar un plano para que entraran todos los enseres, comenzamos el viaje hacia el destino elegido. Los niños pronto están cansados, preguntan una y otra vez: ¿falta mucho para llegar? Quieren beber y enseguida necesitan desbeber, hay que parar, comienzan las riñas infantiles. ¿Y si alguno se marea y le da por vomitar?… en fin, terminamos histéricos y aburridos del viaje.

Llegamos a nuestro nuevo destino, comenzamos a enchufar electrodomésticos; alguno nos da la sorpresa que no funciona, otra discusión!!!, aunque nadie es responsable de este contratiempo. Hay que ir a la compra, de nuevo no se está de acuerdo, ¿Quién va a hacerla y quién coloca el equipaje? Se llega a un arreglo. El va al mercado, ¿que compra hace? Bebidas refrescantes, bollería industrial, helado de chocolate, pan de molde…Le preguntas por la verdura, fruta, pescado… ¿Qué me dices? ¿Es qué también nos vamos a privar en vacaciones? Otra causa de disputa.

Y las noches… ¿Con el clic-clack-clic-clack de los vecinos jugando al parchís? ¿Y los pesados mosquitos nocturnos de medianoche? ¡Ahí viene! ¡Intenta capturarlo! ¿Lo has pillado? El sigue con su zumbido haciendo la noche imposible para descansar.

Nos vamos a la playa, cargados con  sombrilla,  silleta,  flotador… Al llegar a la orilla no sabemos donde plantar el campamento con la prole. Siempre hay alguna medusa con ganas de incordiar que pica al más pequeño ¡Qué drama familiar causa esa picadura!; ¡A Urgencias! ¡No!¡dale con amoniaco y agua!

La que se forma con la vecina ligona que hay en todas las vacaciones. Con un cuerpo escultural, con un minúsculo bikini, sonriendo y fumando muy sexy  con miraditas seductoras a los maridos. Ellos, los apreciados maridos, creen que han ligado, esto nos altera de nuevo. ¿Te crees que eres unos guaperas con ese cuerpo serrano, con esa barriga cervecera que se te ha puesto? El responde: y tú ¿que vas de moderna y joven?… Bueno tengamos las vacaciones en paz y corramos un tupido velo.

Los mercadillos de verano. Lo que les gusta a las mujeres. La compradora que llevan dentro sale a flote. El pobre marido aguanta como puede. Le acosan. ¿Mira que camiseta tan bonita y barata? ¿Qué me dices de estos collares? ¿Y estas gafas de sol? Terminamos con los nervios alterados, acusándonos: Ella, todo te da igual. El, eres una compradora compulsiva.

Parece que todo esta controlado, suena el móvil , empiezan los problemas y dificultades del trabajo. No hay modo de desengancharse de las obligaciones. Ahora no hay escapaditas a la oficina  gracias a las nuevas tecnologías. Se soluciona todo entre baños y tintos de verano con la compañía del ordenador portátil y el móvil.

Cuando llevamos dos semanas así, si no frenamos los roces o tropiezos. ¡Que si tú que si yo! ¡Tú sabes lo que me has dicho!. ¡No aguanto más estas vacaciones! Las relaciones no sobrevivirían y todo acabaría en divorcio o separación.

Las vacaciones son eso, vacaciones. Para hacer cada uno lo que le apetezca sin molestar y respetando a los demás.

No hacer caso de este escrito que es solo para distraeros, está hecho con un poco de humor y cachondeo.

¡Qué tranquilidad da la vuelta al hogar familiar, con sus obligaciones, horarios, trabajo, los niños en el colegio! ¡ Y todos centrados! Las felices vacaciones volverán el próximo año.